UNA CITA CON EL DESTINO La marcha del paro nacional 21 de noviembre de 2019

Por Mauricio Jiménez V.

Fotos: Mauricio Jiménez V.

La juventud estuvo presente en la marcha

Como si fuera una cita con el destino, un gran grupo de personas de todas las edades, condiciones sociales y académicas, se encontraron a las 8:30 a.m., para participar en la marcha del paro nacional, con el ánimo de protestar por las políticas económicas, laborales e incumplimiento del gobierno. Lo que ha llevado a una insatisfacción nunca antes vista en el país, se podría decir que es la primera vez en la historia, que la ciudadanía se une de tal manera, en pro de un objetivo.

Al caminar en medio de la marcha y observar los rostros de la gente, aun con la indignación que ha sido el detonante para convocar el paro, se percibe una expresión de esperanza, de que se van a lograr importantes resultados con esta manifestación, haciendo entender a los dirigentes del país que, la forma en que vienen haciendo las cosas, no es la correcta y que además, la masa ya dejó de ser ignorante y se está convirtiendo en un pueblo pensante, consciente, con el deseo de que Colombia sea un mejor país para las nuevas generaciones y deje de ser ese país donde hasta la dignidad se vende al mejor postor, y cada uno de sus habitantes tenga la conciencia de saber que es lo correcto y tomar las mejores decisiones, para comenzar desde su entorno, a propiciar una mejor nación.

Cada uno de los marchantes, de forma individual o con su grupo, expresaban con arengas o pancartas, el descontento por el cual decidieron unirse al paro, las pensiones, las pocas garantías laborales, la salud, la educación, lideres asesinados, familiares desaparecidos, el medio ambiente, la ruptura de los acuerdos de paz, son muchos los aspectos que tienen los manifestantes para protestar, que no tienen que ver con influencias de ningún grupo político, informaciones sin argumentos o una tendencia mundial, es una realidad que no se puede ocultar, que ha vivido el país desde sus inicios como república, la diferencia se centra ahora, en la capacidad de recibir información y se podría decir que la generación estudiantil actual, tiene en sus manos herramientas informativas que generaciones anteriores no tenían, que además pareciera estar entrando en conciencia de ser ellos, los que deben forjar el futuro de nuestra nación.

Gente de todas las clases y condiciones sociales se hicieron presente

Aunque en los meses anteriores al paro se desató una desinformación sobre los orígenes de este, como la violencia que se iba a generar, que se trataba de un complot internacional; la manifestación a nivel nacional, a excepción de algunas escaramuzas, transcurrió muy tranquilamente, pues la experiencia de otras manifestaciones, más la de los participantes afiliados a organizaciones sindicales, dio como resultado, esta que se podría llamar la marcha más prolífica y pacífica de todos los tiempos.

A nivel local, por parte de algunos organizadores en el municipio, se escuchaba de manera repetitiva: “No dejarse provocar, no actos violentos” “Si alguien te agrede, pon la otra mejilla” “La marcha debe transcurrir en paz” “Lo que nos debe identificar y diferenciar, es la resistencia sin violencia”.

Audio Juan Alejandro Sánchez, participante en la marcha

Uno de estos organizadores, el joven Juan Alejandro Sánchez, estudiante de la UCEVA  expresa los motivos por los cuales se unieron al paro: “Formo parte del comité estudiantil de la UCEVA, estamos promoviendo una marcha pacífica, un paro que todos colaboremos y que no se pierdan los verdaderos objetivos de esta marcha, la cual es hacer que cambien todas esas incongruencias y esas inconformidades que tenemos nosotros como habitantes de este hermoso país, para que lo cambien desde el gobierno, este tipo de comportamiento y estas reformas que pretenden inculcar y promover, pero no podemos permitir, nosotros como habitantes del mundo, porque están atentando contra el medio ambiente”.

A pesar de los bloqueos de la vía Panamericana y su subsecuente fila vehículos automotores, no se generó desmán alguno, ni por parte de los manifestantes, ni tampoco por parte de los viajeros de estos vehículos, quienes esperaron con paciencia, el desbloqueo de la vía.

Es importante darse cuenta que, si se puede protestar desde la diversidad que tenemos como pueblo, unidos y en paz, saber que desde lo más individual se logra el cambio, creando conciencia, coherencia y fraternidad, también aprender que el país somos todos, que la responsabilidad del cambio no es solo de los que están en el “poder”, pues en una verdadera democracia el poder absoluto es del pueblo y si el pueblo es honesto, transparente, correcto, legal y asume sus responsabilidades, así mismo serán sus gobernantes, pues no debemos olvidar que, ellos nos representan.

El arte se hizo presente en la manifestación

Así que, reflexionemos si estamos aportando al país, así como queremos que los políticos aporten también a Colombia, para hacer de esta, la nación tan soñada por todos.

Comparte