El Jodario: ROMA

por Gustavo Álvarez Gardeazábal

No soy crítico de cine, apenas si soy un cineasta que he encontrado muchas satisfacciones pasando horas enteras frente a la pantalla de los teatros y en los últimos años, por vejez, modernidad y facilidades, frente a un macro televisor donde trato de revivir en miniatura  la mayúscula pantalla del Teatro Sarmiento de mi infancia tulueña. Pero esta semana que Netflix me permitió ver en la tranquilidad hogareña la muy premiada y muy cacareada película ROMA del director mexicano Alfonso Cuaron, reaccioné negativamente.

No se si la película fue premiada en Venecia por ser en blanco y negro  o por revivir, como los restaurantes con cocina de autor,añoranzas de espacios y tiempos recorridos por el director y libretista. Y menos que puedo imaginar por cual razón Netflix resolvió incluírla dentro de su listado de ofertas a todo el mundo. Pero el que  no la presenten  en las pantallas de los teatros no le da ni el sabor ni las trascendencia que la película definitivamente no posee para espectadores como yo.

Lenta, lentísima. Aburridora y sin gracia, tratando de retratar el afecto por la mucama  desde los mismos repetidos espacios, se le pasa el tiempo sin que uno se interese. Se gasta minutos y minutos dejando chorrear el agua mientras la empleada del servicio, ( epicentro de la película), lava y lava lo que después descubrimos que no es el patio interior de la casona de la colonia Roma en el DF mexicano sino el estrecho garaje donde el señor de la casa se gasta otro pocononón de minutos tratando de meter un carro anchísimo  de comienzos de 1970. También se gasta largos minutos para mostrarnos al karateka totalmente desnudo mostrando su colgandeja y su presunta habilidad para manejar el bambú pero no haciendo el amor con la mucama y  cuando  saca la película  de la casona y la lleva a clínica o al mar, se vuelve tan sensiblera como una película de María Félix. Véanla. No exagero.

FELICES FIESTAS. Volvemos  el 8 de enero. http://eljodario.co/

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *