ELENOS URIBISTAS

Por: Gustavo Álvarez Gardeazábal

Publicada en Diario ADN, enero 29  2019

Audio: https://www.spreaker.com/user/8676384/2019-01-28-20-06-11-computer-record

Después de que uno ha oído al negociador de los elenos,Pablito Beltrán ( el mismo que estuvo hace 21 años en Maguncia negociando) y al jefe de la presunta Oficina de Paz que dizque ha mantenido el gobierno Duque, el señor Miguel Ceballos, hablando sobre las conversaciones por debajo de la mesa que han mantenido en los últimos meses, cualquier colombiano con un dedo de frente se convence  que esta guerra es una farsa igual a tantas guerras que se han librado en la historia de la humanidad. En Colombia sabemos que ha sido así  desde cuando Bolivar se entrevistó con el general Murillo,el déspota pacificador, para poner fin de alguna manera a la matazón de la mitificada batalla por la independencia del yugo español.

El que Pablo Beltrán haya dicho que “Por supuesto,yo personalmente me he cruzado comunicacionales escritas con el doctor Ceballos, hemos realizado varias conversaciones telefónicas, hemos tratado temas a través de los gestores de paz en Colombia, hemos tramitado asuntos a través de intermediarios de buenos oficios” y que a su vez el señor Ceballos diga que “ había mantenido contacto directo con Pablo Beltrán porque para ello he tenido la autorización del presidente Duque” indica que la  negativa pública del gobierno uribista de no rehacer la mesa de diálogos es tan sin razón como la asesina actitud de los elenos de matar 21 cadetes desarmados de la policía.Si se hubiera conversado públicamente quizás la mentalidad criminal de los elenos no los hubiese llevado a semejante bombazo y la presión pública del gobierno contra los elenos no habría alcanzado a ser tan dañina y provocadora como lo fue .Pero a lo hecho pecho.O nos llevan a otra guerra imbécil o nos ponen a ver el espectáculo de una mesa de negociaciones de paz en donde elenos y uribistas  se igualarán  para seguirnos engañando.

@eljodario

gardeazabal@eljodario.co

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *